Subida desde Pagomakurre

Iniciamos el recorrido en Pagomakurre a 875 m. Hasta aquí accedemos en coche desde Areatza por pista asfaltada.

En el parking tenemos fuente, baños, mesas y contenedores para depositar la basura cuando bajemos del monte. Está permitido dejar el vehículo por la noche. Desde el parking continuar por la pista. El itinerario hasta el refugio es un recorrido de apenas 3,5km con un desnivel de 200 m por terreno fácil.

Ascendemos todo el tiempo por la pista, en la entrada de Arraba veremos dos caminos marcados flanqueados por sendas hileras de árboles. El itinerario de la derecha nos conduce al refugio de Grupo Alpino Ganguren y el que parte hacia nuestra izquierda es que nos conduce hacia la cima del Gorbea y al Refugio. Continuamos siguiendo la línea de árboles hasta un cruce en que una señal nos indica Refugio a la derecha y Gorbea de frente.

Seguimos flanqueados por las líneas de árboles que nos llevan al refugio en pocos minutos. El recorrido se puede realizar perfectamente en menos de una hora. Cuando no se puede acceder hasta el parking de Pagomakurre, ya sea por nieve en invierno o por estar el parking completo podemos aparcar dos kilómetros antes en Larreder, parking y zona de esparcimiento.

Desde Larreder supone dos kilómetros más de marcha.

Atención

Recordad que la normativa del parque prohíbe los perros sueltos, transitar en vehículos a motor no autorizados, hacer fuego, ruido y acampar. Al ser Gorbea zona pastoril los perros sueltos suponen un grave problema para el ganado que pasta libre en el monte. Especialmente las ovejas pueden verse muy afectadas. Aunque creas que tu perro juega con las ovejas, esto no es así. Las ovejas sufren un gran estrés que en muchos casos provoca abortos, se espantan y es habitual que algunas se rompan alguna pierna. A veces también se despeñan al espantarse.

A partir de Pagomakurre cada un@ es responsable de todo lo que lleva. No hay puntos de recogida de basura, tenemos que bajar todos nuestros desperdicios hasta el coche. Estamos en una zona de gran afluencia de visitantes, ningún desperdicio es biodegradable, ni peladuras de fruta, ni cáscaras de frutos secos, ni mucho menos colillas, ni papel higiénico. No debemos dejar absolutamente nada. Es muy fácil, multiplicamos por 100.000 el desperdicio que abandonamos (una colilla, un plástico, peladura de una naranja, las cáscaras de uno pistachos,…) y nos daremos cuenta que estamos formando un vertedero.

La basura siempre es mucho menos que la carga que hemos subido.

vacio